lunes, 18 de mayo de 2009

Mario Benedetti: ¿Cómo hacerte saber que siempre hay tiempo?


¿Cómo hacerte saber que siempre hay tiempo?


Mario Benedetti

14 de septiembre de 1920 - 17 de mayo de 2009

Que uno sólo tiene que buscarlo y dárselo,
Que nadie establece normas salvo la vida,
Que la vida sin ciertas normas pierde forma,
Que la forma no se pierde con abrirnos,
Que abrirnos no es amar indiscriminadamente,
Que no está prohibido amar,
Que también se puede odiar,
Que el odio y el amor son afectos
Que la agresión porque sí hiere mucho,
Que las heridas se cierran,
Que las puertas no deben cerrarse,
Que la mayor puerta es el afecto,
Que los afectos nos definen,
Que definirse no es remar contra la corriente,
Que no cuanto más fuerte se hace el trazo más se dibuja,
Que buscar un equilibrio no implica ser tibio,
Que negar palabras implica abrir distancias,
Que encontrarse es muy hermoso,
Que el sexo forma parte de lo hermoso de la vida,
Que la vida parte del sexo,
Que el "por qué" de los niños tiene un porque,
Que querer saber de alguien no es sólo curiosidad,
Que querer saber todo de todos es curiosidad malsana,
Que nunca está de más agradecer,
Que la autodeterminación no es hacer las cosas solo,
Que nadie quiere estar solo,
Que para no estar solo hay que dar,
Que para dar debimos recibir antes,
Que para que nos den hay que saber también cómo pedir,
Que saber pedir no es regalarse,
Que regalarse es, en definitiva, no quererse,
Que para que nos quieran debemos demostrar qué somos,
Que para que alguien "sea" hay que ayudarlo,
Que ayudar es poder alentar y apoyar,
Que adular no es ayudar,
Que adular es tan pernicioso como dar vuelta la cara,
Que las cosas cara a cara son honestas,
Que nadie es honesto porque no roba,
Que el que roba no es ladrón por placer,
Que cuando no hay placer en las cosas no se está viviendo,
Que para sentir la vida no hay que olvidarse que existe la muerte,
Que se puede estar muerto en vida,
Que se siente con el cuerpo y la mente,
Que con los oídos se escucha,
Que cuesta ser sensible y no herirse,
Que herirse no es desangrarse,
Que para no ser heridos levantamos muros,
Que quien siembra muros no recoge nada,
Que casi todos somos albañiles de muros,
Que sería mejor construir puentes,
Que sobre ellos se va a la otra orilla y también se vuelve,
Que volver no implica retroceder,
Que retroceder también puede ser avanzar,
Que no por mucho avanzar se amanece más cerca del sol,
¿Cómo hacerte saber que nadie establece normas salvo la vida?


6 comentarios:

  1. Sin Tregua
    Para Mario, en el homenaje de la vida

    Y no hubo tregua
    en esto de vivir
    con el mar por corbata
    y América por corazón.
    Y no hubo tregua
    en esto de cantar
    a la vida y empequeñecer a la muerte.
    No cesará la lluvia de tu verso
    ni el fuego de tu prosa.
    Y no hubo tregua
    para desandar el camino,
    destapar lunas
    y escudriñar soles,
    clausurar anclas
    y desplegar velas.
    No está lista mi lágrima
    sino mi sonrisa,
    mi libreta en la mochila
    y mi bolígrafo en el faro.
    No hay adiós,
    Benedetti,
    sólo un guiño de paloma
    entre el amor y la muerte.

    César Cando Mendoza
    Quito, Ecuador
    Lunes 18 de mayo de 2009

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. excelente, de los mejores homenajes que se podía merecer este genio. Seguramente, de estar vivo, se sentiría honrado.

      Eliminar
  2. Excelente homenaje, César. "No hay adiós, Benedetti, sólo un guiño de paloma entre el amor y la muerte."

    Muchas gracias por el poema y por tu visita.

    Un cordial abrazo.

    Miguel Ángel

    ResponderEliminar
  3. El bloguista que se hace llamar "Benedetti is dead" ya eliminó su blog, pocos días después de haberlo creado.

    Durante mi visita al mismo, cuando todavía existía, comenté que el autor quizá fuera Escanlar de incógnito, pero después comprobé que se trataba de un triste personaje al que conozco de otros blogues suyos.

    Yo creo que Benedetti (Mario, el escritor) está bastante sobrevalorado por razones extraliterarias. El desprecio por Benedetti del bloguista al que me refiero quizá surja, en parte, de una opinión similar con respecto al autor recientemente muerto. Pero digo "en parte" porque me consta que el tipo no sólo desprecia a Benedetti, sino también a quienes lo aprecian. Y ese desprecio se debe a la postura asquerosa y escalofriantemente elitista del bloguista que se hacía llamar ""Benedetti is dead", la cuál era evidente en los dos blogues que le conocí al personaje de marras antes de que creara el que creó y cerró hace bien poco. Su filosofía es, simpemente, la de la superioridad aria, "idea" que, entre otras cosas, lo lleva a tener en alta estima al penoso demente que se llamaba Adolf Hitler.

    Entonces: se trata de un loquito de la guerra, potencialmente peligroso, sí, pero que no merece que la gente se caliente como lo hicieron casi todos quienes comentaron en su blog más reciente. Más vale perderlo (e ignorarlo) que encontrarlo.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por tu precisión y aporte, Walter.
    Y es cierto. Es mucho mejor ignorarlo.

    Un cordial abrazo,

    Miguel Ángel

    ResponderEliminar